Bienvenidos a Nuestro Blog

By Irán (EFE) | @PanamaAmerica

La explotación y exportación de las ingentes reservas de gas natural que atesora Irán alumbran un futuro brillante para esta industria en el país, que prevé ubicarse entre los líderes mundiales en la exportación de esta energía en cuanto las sanciones que lastran su economía lo permitan.
Con una economía basada en el petróleo desde hace más de cien años, poca atención se le había dado en Irán al otro gran hidrocarburo que posee en abundancia, considerado hasta hace poco como un producto residual y destinado fundamentalmente al consumo doméstico.
Sin embargo, el hallazgo en los años 90 del yacimiento de South Pars, el mayor del mundo con casi el 8 % de las reservas de gas del planeta, compartido entre Irán y Catar, generó un cambio de perspectiva iraní sobre esta fuente de energía, cambio que ahora está llegando a su fase crítica.
Asaluyé, en la costa iraní del Golfo Pérsico, es el ejemplo paradigmático de esta postura, al haber pasado de ser un pequeño pueblo de pescadores de 300 habitantes a ser la “Capital de la Energía” de Irán con más de 50,000 residentes dedicados en cuerpo y alma al desarrollo de la industria del gas.
En una estrecha franja costera entre el Golfo Pérsico y el montañoso interior de la provincia de Bushehr, la denominada Zona Económica Especial para Energía de Pars se extiende hasta más allá de donde alcanza la vista.
Allí, bajo las innumerables fumarolas que arden incesantemente, funcionan trece refinerías de gas y otras once se encuentran en distintas fases de desarrollo, al igual que otros 25 complejos para la industria química asociada al gas, de los cuales diez ya están en marcha.
A escasos kilómetros de allí también se están construyendo otros dos complejos con ocho refinerías y una gran planta para el desarrollo de Gas Natural Licuado (GNL) Leer más

Fuente: Panama América – Economía